Internet y la sociedad red (I)

Reflexiones a partir del artículo «Internet y la sociedad red», de Manuel Castells

El artículo de Castells tiene una colección de tesis que, desde su confección hace más de 15 años (lección inaugural del programa de Doctorado en Sociedad de la Información y Sociedad del Conocimiento) se han ido viendo confirmadas o desmentidas.

En cualquier caso, su amplitud de temas y su accesiblidad, lo hacen un material de gran interés. Comento algunas de las ideas que sugiere.

Desde la Historia de Internet

Por mi formación en tecnología, siempre me ha interesado el nacimiento y la evolución de Internet, el motor de la actual revolución industrial.

Llevamos unos años en los que nos hemos acostumbrado a hablar y escuchar de web 1.0, web 2.0, industria 4.0, etc. El denominador común, como apunta Castells, es una tendencia a la cooperación. Internet surge como un compendio de colaboraciones, entre muy diversos actores, cuyos objetivos e intereses además son totalmente heterogéneos.

Divisoria digital

El autor distingue 2 momentos del concepto. Una primera acepción, la brecha digital clásica, impuesta por el entorno físico: tener o no tener acceso físico a la red. Esto es una cuestión de intereses económico-políticos, en última instancia: se puede solucionar invirtiendo en infraestructuras, abaratando el acceso, garantizando accesiblidad universal en territorios, etc.

Una segunda divisoria es la que viene dada por la competencia humana: una vez que se tiene acceso a la red, saber hacer, saber encontrar, saber manejar la información, etc. Y esta es, para mí, la brecha importante, donde está el quid de la cuestión.

En el centro del concepto de sociedad red, más que a la primera brecha, se apela a la segunda concepción. Por ejemplo, cuando se habla de Internet y la nueva economía: la empresa red es aquella, no con mayor conectividad física, sino aquella que se entiende a sí misma como integrada en la red y, por tanto, se redefine en esa nueva lógica. ¿Acaso no es una sabiduría organizacional, parafraseando a Hiroshi Tasaka, lo que se propugna?

Internet y la nueva economía

Una idea esencial del artículo: Internet cambia los métodos de valoración económica, pasando de una economía en la que la expectativa de generación de beneficios a través de la empresa pasa a la expectativa de generación de nuevo valor en el mercado financiero (virtual, por otro lado).

Además de la resultante de gran volatilidad financiera (inestabilidad), se aprecia algo más sustancial: se gana/pierde dinero, se apuesta o no por proyectos, en base a su credibilidad.

Haciendo un paralelismo, una empresa se transforma en un producto informacional sobre su perspectiva, expectativa, una colección de indicadores, potencialidades y predicciones.

Internet y su relación con la política

Plantea Castells que sería interesante investigar «de qué manera Internet podría permitir la desburocratización de la política y superar la crisis de legitimidad de los gobiernnos».

Desde que dictó la conferencia, hemos podido ver interesantes experimentos en España: desde el 15M y su uso de Internet y los mecanismos que ha usado o dejado de usar (ver Marzolf, H., & Ganuza, E. (2016). ¿Enemigos o colegas? El 15M y la hipótesis Podemos. Empiria, (33), 89–110), al uso de Internet en el proceso catalán, antes y después del octubre de 2017. También, fuera de España. Por ejemplo, el caso de Estonia, con un interesante concepto de residencia digital (un artículo que lo ilustra muy bien: https://carlosazaustre.es/e-residency/).

¿Todo esto ha llegado ya a la política patria? Pesimismo o realidad. Si bien hemos avanzado instrumentalmente en el despliegue de herramientas, estamos muy distantes de una verdadera administración electrónica o digital, que sirva al ciudadano aprovechando las potencialidades de la red.