La vida social de las máquinas

Resumen del artículo de Eduardo Aibar «La vida social de las máquinas: orígenes, desarrollo y perspectivas actuales en la sociología de la tecnología». Reis, (76), 141. https://doi.org/10.2307/40183990

El artículo hace un repaso de la evolución histórica de la sociología de la tecnología, enumerando y desmenuzando los 3 enfoques más prominentes de la disciplica, a saber: sistemas, constructivismo social y actor-red.

Sistemas

Parte de un enfoque basado en la historia de la tecnología y su autor más reconocido es Hughes. El concepto más importante es el de sistema sociotécnico, un sistema compuesto por partes/componentes heterogéneos (artefactos físicos, organizaciones y sus componentes incorpóreos, dispositivos legales, recursos naturales, etc.), conectados entre sí mediante una red o estructura. Dada la naturaleza heterogénea de los componentes, cobra especial relevancia la anotación de registros para el ejercicio del control centralizado.

Constructivismo social

En este caso, se inspira en la sociología del conocimiento científico. El punto de partida es el concepto de grupo social relevante, constituido por individuos que confieren a un artefacto técnico un mismo significado (es, pues, un constructo social, del grupo, más allá de la mera tecnología, del «soporte»). Otro concepto central es la flexibilidad interpretativa: dado que el grupo social relevante (GSR, en adelante) comparte una visión, un significado, diferentes visiones sería una mayor flexibilidad interpretativa (FI). La consolidación de una tecnología vendría dada por la disminución de esta FI, esto es, por la creación de un significado compartido. Así, el buen funcionamiento de un artefacto sería el resultado de un complejo proceso en el que la FI decrece.

Se hace alusión a los mecanismos de clausura (creación sucesiva de significados compartidos, es decir, progresiva minoración de FI), así como se tiene como resultante que, igual que la ciencia no puede metodológicamente obtener conocimientos definitivos (el conocimiento científico siempre es susceptible de mejora), la tecnología no alcanza nunca una estabilización absoluta (siempre puede resignificarse).

Son también interesantes los conceptos del principio de simetría (tanto la tecnología «buena» como la «mala» deben explicarse por las mismas causas) y de estructura tecnológica.

Actor-Red

Los referentes son Callon y Latour. También llamada «Escuela de París». Es la más idiosincrática de la sociología de la tecnología. Parte del análisis de la ciencia y la tecnología en acción: análisis de los procesos colectivos de elaboración de hechos y artefactos, antes de que las cajas negras de la tecnología se cierren. El éxito del artefacto viene dado por la solidez y longevidad de las asociaciones hterogéneas propuestas por los ingenieros, y estas serán estables si todos los actores aceptan los roles que les han sido asignados.

Un actor-red es, simultáneamente, un actor que conecta elementos heterogéneos y una red capaz de redefinir y transformar aquello que la constituye. Implica 2 mecanismos que se requieren el uno al otro: simplificación y yuxtaposición.